Ser madre y emprender

Emprender en un negocio es un trabajo que lleva mucho esfuerzo, sobre todo los primeros años. Es así como cuando se tienen hijos: es una tarea que demanda total atención y al que se le dedica tiempo completo. Ale Leguizamón, una joven y exitosa emprendedora argentina, mamá de dos chicos de 8 y 2 años y quien decidió invertir en su propia idea, nos ofrece una serie de hábitos que considera fundamentales para cualquier madre que desee emprender:

Hábito 1: no te compares con las demás

Las mujeres, (suponiendo que los hombres también) solemos compararnos continuamente con otras personas. Ella es más flaca, más linda, la ropa le queda mejor, sus hijos son más educados, su marido es más romántico, etc. El problema de compararse con las demás es que si lo hacemos una constante hace que perdamos confianza con nosotras mismas, y la confianza es la gasolina de tu emprendimiento.

Se puede crear un buen hábito al compararse con otro emprendedor siempre y cuando sea útil para mejorar: "si ella lo hizo así, yo puedo hacerlo también, incluso si intento agregándole esto podría salir mejor”.

Hábito 2: genera un plan

Ante algo tan complicado como ser madre, necesitarás armar un plan, el cual requiere ser analizado las veces que sea necesario. Se debe tener un plan o un back up, un proyecto tiene que ser algo que pueda sostenerse a largo plazo porque nadie sabe cuándo comenzaremos a ver ganancias, es por esto que no debemos actuar de forma impulsiva.

Hábito 3: aprende a manejar la culpa

Los hombre no sienten culpa de irse temprano y volver tarde, nosotras sí. Es por esto que no piensen que emprender siendo madre te va a permitir estar con tus hijos todo el día, si esto es lo que deseas, mejor piensa en tener un hobby que no represente ningún tipo de presión o exigencia. La culpa también viene porque como mujer nos sentimos mantenidas por nuestro marido, por más que sea un plan de dos y del que se haya hablado previamente muchas veces, el tema de no tener un ingreso propio nos hacer sentir mal. Para evitar sentirte así, debes estar clara que hoy es él quien aporta y mañana podrás ser tú, porque al final de cuenta la familia es un equipo y no una competencia.

Hábito 4: primero lo primero

Un hábito muy importante es establecer un orden de tareas y cosas pendientes para saber qué hacer antes de comenzarlo.

Planifica y concéntrate en terminar aquello que has planificado, sin importar el tiempo, porque es difícil alejarse de las distracciones. Tómate un momento para planificar tu semana estableciendo lo que vas hacer y lo que quieres lograr.

Hábito 5: sal de tu casa

Podrás estar diariamente a gusto y muy cómoda por estar trabajando a solas y en pijamas desde tu hogar, pero llega un momento en que sentirás aislada del mundo. Por eso, es importante buscar momentos para compartir con otras madres u otras personas para intercambiar opiniones hablar de situaciones o temas que sean comunes. Verás cuan beneficioso resulta, mucho más si lo haces con personas que están en la misma sintonía que tú, que comprenden y se mantienen en un mismo código y saben del esfuerzo y el compromiso del trabajo que están realizando.

Hábito 6: Felicítate más seguido

Haz una pausa, así sea de diez minutos y piensa en lo que has logrado hasta ahora. Sin importar lo grande o pequeño que sea tu emprendimiento o de cuan rentable sea, el hecho de poder comenzar a darle forma y tener la valentía para llevarlo adelante es ya una victoria.

Si quieres profundizar más acerca de este apasionante tema, entra en el blog de Alejandra y encuentra la inspiración que necesitas para dar el primer paso hacia el emprendimiento https://www.mamaemprende.com.ar/single-post/2018/01/11/6-h%C3%A1bitos-saludables-para-mam%C3%A1s-emprendedoras


Foto céditos: www.freepik.com
 
 

ContactoCondiciones de UsoTérminos LegalesMapa del Sitio